viernes, 13 de enero de 2012

O aprendés a querer la espina, o no aceptes rosas.