miércoles, 29 de agosto de 2012

Fue una vez. Tropecé. Tiempo atrás.